Menu & Search
Enseñanzas que me han dado las flores

Enseñanzas que me han dado las flores

La magia de florecer y de no hacerlo, también.

Desde que era niña, las flores han sido de mis cosas favoritas de la naturaleza. Me encanta verlas, sentirlas, olerlas, tomarles fotos y estar rodeada de ellas. Tanto así que en mi estilo de ropa y decoración siempre están presentes, y es que de verdad pienso que son un símbolo de belleza y estética casi perfecta. 

Cuando paseo por lugares naturales, una de mis actividades favoritas es detenerme a observarlas y por supuesto, tomarles fotos para guardarlas en mi memoria por siempre. Me emociona mucho saber que existen tantas que aún no conozco porque quiero seguir asombrándome por ellas toda mi vida.

Sin embargo, he aprendido que las flores representan mucho más que solo belleza. Desde hace varios años he ido adoptando plantitas para mi hogar, varias de ellas florales, y ver de cerca su proceso sin duda me ha dejado aprendizajes que compartiré aquí. 

Hace un año me compré una obra de arte original por primera vez y fue esta pintura de Ana Sofía Castañón que se llama Florecer. Ella es gran parte la responsable de este post por todo lo que me inspiró al verla.

Estas lecciones aprendidas de las flores, son, sin duda, fáciles de ver en una planta, pero difíciles de experimentar en nuestras vidas. 

1.- Nada dura para siempre, todo pasa. 

Por más que a veces queremos aferrarnos a algo para siempre, tenemos que entender que no se puede. Todo tiene un inicio y un fin, hagamos lo que hagamos. Puedes cortar una flor y ponerla en agua, en resina o enmarcarla para intentar que sea eterna, sin embargo siempre va a cambiar, no seguirá siendo la misma que era cuando floreció. 

2.- Disfrutar el proceso y agradecer.

El proceso de las flores es bello desde que brota el pequeño botón y sabes que algo maravilloso está por venir. Detenerse a observar cómo va cambiando día con día te invita a pensar en que todos estamos pasando por procesos y que hay que ser agradecidos por ello. Incluso cuando la flor muere, se siente bien agradecerle por los momentos de alegría que nos regaló. 

3.- Cada quien florece a su ritmo, no es una competencia.

Me ha tocado ver de todo con las flores, hay que algunas tardan semanas desde que brota el botón hasta que florece por completo, y la flor permanece en su esplendor también por bastante tiempo. Hay otras que florecen muy rápido y muy frecuente, sus flores van y vienen y casi ni te das cuenta que cambiaron. Hay otras que solo florecen una vez al año y su flor dura un día. 

Hay mucha belleza en este aprendizaje porque así somos nosotros también. A veces cuando tú no floreces igual que otros, es normal sentir que algo está mal en ti, pero no. Todos somos únicos y tenemos necesidades, maneras de ser y de actuar completamente diferentes a las de los otros, y eso no quiere decir que estemos mal. 

4.- Los cuidados que le des hacen mucha diferencia. 

Al igual que las plantitas, nosotros florecemos más si estamos en las condiciones adecuadas. No existe una única forma para lograrlo, como mencionaba antes, todos somos únicos, cada quien sabe lo que necesita. No solo me refiero al agua y la luz, si tratas a la planta con respeto, cariño y paciencia, esta te regalará las flores más bonitas. Ahora imagina lo que esto puede lograr con nosotros mismos. 

5.- La flor no lo es todo.

Es un error menospreciar a una planta solo porque no está floreciendo. Si lo que buscas es un adorno que se vea perfecto todo el tiempo, mejor compra una flor artificial. Hay que aprender a ver la belleza en lo simple, en la austeridad y en las etapas “complicadas”. Las razones por las que alguien no está floreciendo pueden ser graves, y es probable que sea cuando más necesitan tu atención y cariño. 

6.- Está bien presumir al mundo tus flores

Florecer podría entenderse como sinónimo de crecimiento, madurez y transformación y lograrlo representa mucho esfuerzo que no siempre se ve. No sientas pena en mostrar tu brillo y expresar lo bien que te sientes por haber florecido. Presumelo, grítalo a todos con orgullo y disfruta cada instante, recordando siempre la primera enseñanza de la lista, todo pasa. 

Para ti, ¿qué significa florecer? Cuéntame en un comentario

2 Comments

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Viri
    1 mes ago

    Creo que el proceso de florecer implica varios aspectos. Primero la atención y los cuidados pero también lo que decide recibir la planta, hay algunas que buscan el sol, otras que específicamente poseen ciertos aromas o colores para recibir a otros seres vivos que junto con ellas forman parte de un equilibrio y así nosotros; nosotros decidimos que queremos recibir y que queremos hacer con lo que poseemos con lo bueno que hacemos y tenemos. Y florecer también te enseña que así como hay flores de un mismo color o misma especie siempre se adaptan a diferentes circunstancias con sus límites claro está, por eso nosotros también estamos en constante cambio pero también debemos poner límites para no marchitarnos por falta de auto cuidado. La naturaleza en sí nos enseña tanto día con día. Muchas gracias por compartir este bello mensaje. Ojalá vengan más y más.

    • 1 mes ago

      Hola Viri, me encanta, estoy totalmente de acuerdo con esto que comentas: estar preparado para recibir los nutrientes, querer hacerlo y adaptarnos 100% son elementos de las flores que se traducen en amor propio para nosotros. Mil gracias por leerme y escribir.