Menu & Search
20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca. Pueblitos, playas y montañas en un mismo viaje.

Pueblitos, playas y montañas en un mismo viaje

En mi post anterior (Tips para planear un viaje en 10 pasos), les conté que acababa de terminar de planear mi siguiente viaje y que me sentía muy emocionada. Bueno, pues ya regresé y estoy más inspirada que nunca. Siento que todos deberían ir a Oaxaca y vivir su propia aventura en este enorme estado mexicano.

Como también les comenté antes, yo llevaba una Bucket list (lista de todo lo que quiero hacer, lograr, ver) y mi mente estaba enfocada en lograrla, sin embargo no pude. Por varias razones, hubo actividades que no alcancé a hacer, pero bueno, así es la vida.

Eso no quiere decir que no disfruté mi viaje, al contrario, descubrí cosas que no sabía que existían y aprendí muchísimo sobre mi adorado México.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca

Nota: Te voy a escribir algo muy breve sobre cada experiencia, si no, nunca terminarás de leer. Pero si te interesa un lugar en específico no dudes en escribirme y con gusto te cuento más. También estaré escribiendo más posts sobre algunas de las experiencias que más me enriquecieron.

1.- Visitar Hierve el Agua

Uno de los destinos más populares de Oaxaca, y con justa razón. Yo había visto cientas de fotos, videos y leído otros blogs sobre Hierve el Agua y nada describe a la perfección lo que se siente estar ahí.

Yo fui por mi cuenta (sin tour) y entre semana para evitar las multitudes, aún así hay más gente que va. Tomarte una foto sin gente de fondo será todo un reto, pero no imposible.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - hierve-el-agua

Tip: siéntate a ver la vista y darte cuenta de dónde estás en ese momento. Es probable que sea la única vez así que debes absorber cada segundo y hacerlo tuyo. Lleva traje de baño y entra al agua, no todos los días tienes la oportunidad de nadar en la cima de una montaña.

2.- Comer tlayudas (gigantes)

De todo lo que probé en Oaxaca, las tlayudas fueron mi platillo preferido. No quiero ni contarles cuántas me comí porque no me creerían. Dos de mis favoritas fueron las de Mitlayuda, en el Pueblo Mágico Mitla, y la de mariscos en Puerto Escondido.

Tip: El tamaño de las tortillas en Oaxaca es mucho más grande que en el resto del país. Una tlayuda, una quesadilla, o cualquier alimento que esté preparado con tortillas va a ser gigante, así que pide con moderación.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - comer tlayudas

3.- Comprar en los Mercados de Artesanías

Esto para mí fue todo un reto, porque algo que ustedes no saben es que comprar artesanías es mi debilidad. Al igual que en Chiapas, Oaxaca se caracteriza por tener Mercados de Artesanías que parecen interminables, llenos de productos que te enamoran en un segundo.

Mis dos mercados favoritos fueron el de Mitla, que vende textiles principalmente, y el Benito Juárez de Oaxaca, el más grande de todos.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - mercados de artesanías

Tip: Manda tus cosas por paquetería, así no tendrás que ir cargando todo durante tu viaje y además te saldrá más económico que pagar equipaje extra en el aeropuerto.

4.- Recorrer un campo de Agave

Los campos de Agave en Oaxaca son parte de su identidad y su historia. Muchas familias trabajan y viven para esto, porque saben que es algo que los representa y lo hacen con mucho orgullo. Aquí lo que se prepara con estas milenarias plantas es Mezcal, pero de eso hablo en el siguiente punto.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - campo de agave - mezcal -2019
Campo de Agave del Mezcal Inquebrantable en Mitla

Tip: Lleva ropa muy cómoda y fresca y algo para protegerte del sol. Ten mucho cuidado con los agaves, ya que es muy fácil lastimarte con una de sus puntas.

5.- Probar todas las variedades de mezcal que hay

No puedes decir que fuiste a Oaxaca si no tomaste mezcal. Yo lo había hecho en algunos bares en Cancún o en casa de amigos, pero la verdad es que no tenía idea de todo lo que hay detrás de cada vasito.

Probé 9 tipos de mezcales diferentes, y de cada uno me explicaron cómo se hace y de qué tipo de agave es. También me enseñaron diferentes maneras de tomarlo y con qué acompañarlo para disfrutarlo mejor. Mi combinación favorita: Tepextate servido en jícara seguido de una rebanada de naranja con sal de gusano.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - mezcal - sal de gusano - inquebrantable

Tip: Si vas a estar en Mitla, reserva esta experiencia en Airbnb y disfruta una tarde inigualable con mis amigos de Mezcal Inquebrantable: Ruta Mezcalera Además de enseñarte todo sobre el mezcal y llevarte a recorrer un campo de agave, te entregan una planta bebé con tu nombre para plantarla y ser parte de esta hermosa tradición oaxaqueña.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - campo de agave - mezcal -planta
Las plantas que sembramos en el Campo de Agave del Mezcal Inquebrantable en Mitla

6.- Andar en Tuk Tuk

Tal vez para muchos esto sea de lo más normal, pero para mí fue una novedad. En lugares como San José del Pacífico, Mitla y Hierve el Agua, el medio de transporte principal es el “Tuk Tuk” o mototaxi, como también se les conoce.

No es cómodo, pero sí muy práctico y divertido. Algo que me llamó la atención es que muchos eran operados por niños de entre 12 y 15 años y también por mujeres.

La mayor aventura que tuvimos abordo de uno de estos fue bajar de Hierve el Agua, ya que es una carreterita con muchas curvas y ¡en la cima de una montaña!

Tip: Son económicos, pero casi nunca tienen cambio, así que trata de siempre traer monedas o billetes de 20 pesos contigo si vas necesitar subir. Pídele su teléfono a un chofer, así podrás llamarle para que pase por ti, todos tienen ese servicio y te ayudará a ahorrar tiempo.

7.- Nadar en una alberca en medio de la nada

La temperatura en Oaxaca en primavera es muy cálida y seca, y en la zona centro no hay muchos lugares para refrescarte, así que estar aquí fue una delicia.

El Airbnb en el que me hospedé en San Pablo Villa de Mitla fue mi favorito, se llama Casa Lyoobaa pero todos en el pueblo lo conocen como “La Casa del Alemán.” Está retirado del pueblo, lo que te hace sentir que estás en medio de la nada. Para donde voltees, solo hay vegetación y montañas.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - mitla-airbnb

Te dejo el link de Airbnb, definitivamente la mejor opción en Mitla Pueblo Mágico: Casa Lyoobaa

8.- Bailar en una Calenda

En las calles del centro de Oaxaca de Juárez, la capital del estado, siempre está sucediendo algo. Aunque debo confesar que eso fue algo que me estresó un poco en su momento, lo que de verdad disfruté como una niña chiquita, fue ver las Calendas.

Estaba esperando la cuenta en un restaurante del centro, cuando de repente escuché la música a lo lejos. No dudé ni un minuto en tomar mi cámara y correr hacia allá (mi novio se quedó a esperar la cuenta, no crean que no pagué jaja).

Era un derroche de alegría que hace que se te olvide todo lo malo y te dediques a sonreír y bailar.

9.- Pintar un Alebrije

Les adelanto que sobre este tema, estoy escribiendo otro post porque aprendí muchísimo sobre el contexto y la complejidad detrás de estos muñequitos.

Los chicos de la Galería Serindipia de Oaxaca ofrecen una experiencia a través de Airbnb en la que te enseñan a pintar alebrijes. Si tienes oportunidad, dedica una tarde de tu viaje a ellos, no te arrepentirás.

Ve la experiencia aquí: Pinta tu Alebrije

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - pintar un alebrije

10.- Dormir en una hamaca a un lado del mar

Después de un viaje en camión de ocho horas por la sierra, la mejor recompenza fue poder dormir en una hamaca junto al mar. El sonido de las olas en la costa de Oaxaca es impresionante, es como relajación instantánea.

Nuestro hospedaje se encontraba justo a un lado de una de las playas vírgenes de Mazunte, llamada Mermejita. No es recomendable nadar ahí por las fuertes corrientes, pero dormir escuchando sus olas es una bendición.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - dormir en hamaca

11.- Hiking para ver la playa desde una montaña

Llegar a este lugar fue uno de los highlights de mi viaje. Confieso que salimos buscando otro lugar (Punta Cometa) y terminamos perdidos entre senderos de selva seca, espinas y muchas piedras. Al final, sin saber exactamente dónde estábamos, llegamos aquí.

No me quería ir, la brisa del mar combinada con el sonido de las olas eran lo que necesitaba en mi vida. Comprobé que a veces salir del camino es una buena idea, porque descubres lugares (y sentimientos) que no sabías que existían.

Tip: El lugar se llama Mermejita, muy cerca de Punta Cometa. Para llegar aquí toma el camino de la izquierda (el que está feo).

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - Mazunte - Costa del Pacifico

12.- Ver de cerca todas las especies de tortugas de México

Uno de los secretos mejor guardados de Mazunte, es el Centro Mexicano de la Tortuga. Un recorrido que no te lleva más de una o dos horas, pero que vale mucho la pena porque aprendes y vez de cerca a todas las especies de tortugas que habitan en México.

Los locales me contaron que hace muchos años en Mazunte se cazaban miles de torugas marinas para la comer y vender sus caparazones. También asaltaban los nidos y se comían sus huevos, a tal grado que varias especies se pusieron en peligro de extinción. Por eso mismo, ahora este lugar es un “Santuario de las Tortugas

13.- Ver el atardecer en Punta Cometa

Una de las cosas que me motivó a viajar a la costa de Oaxaca, fueron sus atardeceres, en especial el de Punta Cometa. Este lugarcito no es solo otra colina que forma una bahía, sino que tiene el mejor spot para ver el sol caer.

Para los habitantes de Mazunte, es un lugar espiritual en el que practican yoga y meditación. Aunque yo no suelo hacer ninguna de las dos, comprendí porqué lo hacen. La vibra de Punta Cometa es casi mágica, tiene algo que te hace sentir paz y conectar con lo que amas.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - punta-cometa-atardecer

14.- Ir a un circo de hippies

Ver esto fue tan inesperado como divertido. Salimos buscando algo para cenar al centro del pequeño pueblo de Mazunte y oh sorpresa, una función de circo en la cancha de basquet ball. Pero no era un circo común y corriente, ni una audiencia como las que hay en mi ciudad.

¡Eran puros hippies! Creo que nunca había visto a tantos juntos, personas con rastas hasta los tobillos, familias con bebés, muchos perros y lo más interesante: prácticamente todos internacionales.

15.- Ver surfistas profesionales

Tal vez para algunos esto no sea la gran cosa, pero para mí fue impresionante. Nunca había visto playas con olas tan altas como las de Oaxaca, de esas en las que no es seguro entrar a chapotear.

Aquí llegamos justo al atardecer por suerte, ya que no era plan y fue un espectáculo sin igual. Ver a aprox 50 surfistas surcando las olas, entrando y saliendo del mar o simplemente sentados en sus tablas viendo el sol caer más allá de las olas.

16.- Salir de fiesta en la playa

Ese mismo día en Puerto Escondido la vibra surfer nos contagió ganas de salir de fiesta. Nuestro hotel, One Love Hostal, se encontraba en una zona que se llama “Punta Zicatela“, y se caracteriza por sus ambiente nocturno.

Tras caminar por sus calles junto al mar y ver varias opciones, decidimos irnos por “el bar que esté más lleno” y estuvo muy bien. Se llama Mundaka y es el clásico restaurante/bar en la playa. El piso era arena, el techo palapa y las bebidas deliciosas. Había música en vivo y comida deliciosa.

17.- Ver tortugas marinas y delfines en libertad

Tengo que confesar que este tour fue un poco triste porque la promesa es que íbamos a ver ballenas, y no pasó, pero bueno, así es la naturaleza. Nos comentaron que la mejor época para verlas es entre noviembre y marzo (nosotros fuimos en marzo), pero no siempre salen.

De todas formas, tuvimos la fortuna de ver muchísimos delfines en libertad y unas tres o cuatro tortugas marinas. Ambas especies ya las había visto antes, pero nunca en su hábitat natural. Me emocioné muchísimo, no podía dejar de querer grabarlos (intentos fallidos), a la mitad decidí guardar mi celular y dedicarme solo a verlos.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - delfines y tortugas-puerto-escondido

18.- Dormir en una cabaña en el bosque

De la costa nos fuimos a la cima de la montaña más alta de la Sierra Sur: San José del Pacífico. Algo que no saben de mi, es que soy muy miedosa, no veo ni películas de terror y pues hospedarme aquí era todo un reto. Es el clásico escenario de las historias de miedo “una cabaña en medio de la nada, de noche, con neblina.”
Pero fue todo lo contrario, una experiencia bien bonita. Me sentía como Blanca Nieves rodeada de flores y naturaleza.

Tip: las cabañas se llaman Rancho Viejo y es muy recomendable ir en auto propio, ya que están alejadas del pueblo. Para caminar no es muy seguro ya que las carreteras son al borde de la montaña y sin barandal, y el transporte es en tuk-tuk, pero dejan de laborar muy temprano.

19.- Recorrer un pueblito entre las nubes

Llegamos a San José del Pacífico aprox a las 4 PM y se veía así, como en la foto de abajo: todo cubierto de neblina. No se veía NADA. Además del frío seco de la montaña de entre 6° de noche y 14° de día.

Lo primero que hicimos fue comprar suéteres de lana, que por cierto, es la artesanía principal de aquí. Era tanto el frío y la neblina, que preferimos pasar la noche en la cabaña, junto a la chimenea. A la mañana siguiente, era como si fuera otro pueblo: colorido y lleno de vida.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca - San Jose del Pacífico

20.- Entrar a un temazcal con baño de barro y miel

Por último, la despedida de Oaxaca fue este maravilloso Temazcal. Desconozco el origen real de ésta ceremonia, pero los locales nos dijeron que fue aquí. El primer reto de la experiencia fue estar en traje de baño con el frío, después acostumbrarse a la obscuridad y por último, el calor.

Una vez superadas esas tres cosas, ¡me encantó! Tuvimos un baño de barro natural para exfoliar la piel, seguido de un baño de miel, y por último uno de hierbas aromáticas. Sentí que salí renovada.

Oaxaca es una maravilla. A pesar de haber recorrido ciudades, pueblos, playas y montañas, ¡me faltó mucho por recorrer! Ya estoy pensando en mi siguiente ruta.

20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca

Dime qué te pareció el blog, ¿has tenido alguna de estas experiencias? ¿qué otro lugar de Oaxaca me recomiendas?

6 Comments

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  1. Leticia Conrado
    6 meses ago

    Felicidades. Muy buena muestra de lo que te encantò de Oaxaca.
    Me llamó la atención eso de nadar en una montaña.

    • 6 meses ago

      Muchas gracias, se lo recomiendo mucho. Aunque es cansada la subida, vale mucho la pena.

  2. Ishmee
    6 meses ago

    Me encantó! Yo ya he visitado Oaxaca pero leyéndote, no cabe duda que no conocí ni un 30% TENGO QUE VOLVER!

    Gracias por todos los tips!

    • 6 meses ago

      Es imposible conocer todo en un solo viaje, yo también siento que tengo que regresar 😀 gracias por leerme Ish

  3. Yesica Pacheco
    3 meses ago

    Hola, estoy a punto de viajar a Oaxaca y me he enamorado de tu post, de verdad que me emociono muchisimo al leer tus experiencias !!!!

    Me gustaría que me compartieras información de tu hospedaje, también me gustaría quedarme en una hamaca 😀
    Y por ultimo el nombre del Temazcal en San Jose del Pacifico.

    Gracias por compartir tus experiencias !!

  4. […] Otro viaje que me marcó fue este, lee: 20 experiencias que tuve en mis 7 días en Oaxaca […]